‘Candela’ de Juan del Val, sentido del humor inteligente

30 marzo, 2019 ACTUALIDAD , AUDIO , CULTURA
‘Candela’ de Juan del Val, sentido del humor inteligente

Premio Primavera 2019 para el periodista, guionista, presentador y productor que ha logrado el reconocimiento con esta novela donde se retrata a una mujer urbana en clave de comedia.

«Una novela cortita que se lee en un suspiro, para pasar un rato entretenido, con un humor ácido y con una protagonista un poco extraña. Se lee, tan en un suspiro, que me duró un fin de semana.», con estas palabras comienza Isabel Gavela el comentario de Candela.

Después de que la conductora del espacio radiofónico «Valdeorras en la Onda», Raquel Cruz aclararse, en la presentación del espacio literario de Radio Valdeorras Onda Cero, que es una novela diferente a las que habitualmente Gavela trae a las ondas, ambas desgranaron la lista de los más vendidos de la semana, que por cierto, no se movió respecto a la pasada.

Lista de los más vendidos:

1.- El último barco. Domingo Villar.

2.- La sospecha de Sofía. Paloma Sánchez Garnica.

3.- Reina Roja. Juan Gómez Jurado.

4.- Yo Julia. Santiago Posteguillo

5.- Papel y tinta. María Reig.

Candela, es la vida

En esta ocasión Isabel Gavela, en su comentario del recomendado de la semana, desgrana los personajes de la novela. Sin hacer spoiler da pinceladas de lo que transcurre.

Candela —la protagonista, una camarera de un bar de barrio, con una vida normal, acostumbrada a la soledad— es vista por Gavela como observadora y ácido sentido del humor. Cuenta la vida presente y la pasada y sus experiencias, sobre todo en el amor. Mucho humor que enmascara la pena.

Isabel Gavela recomienda el Premio Primavera 2019

La novela cuenta la historia de Candela, una mujer de cuarenta y pocos años con una vida normal, acostumbrada a la soledad y enormemente observadora .

Sus días transcurren sin grandes sobresaltos mientras trabaja de camarera en el bar que regenta junto a su abuela y a su madre tuerta. Un bar de barrio por el que, a través de sus clientes —todos ellos personajes entrañables— ve como va pasando su vida y recuerda con su peculiar sentido del humor sus experiencias anteriores, en el amor.

«Tengo estrías, celulitis y una perra fea que se llama Chelo. Al principio era bonita, pero cuando creció se le ensanchó el culo. Lo mismo que me pasó a mí, salvando las distancias…», así se describe la protagonista al comienzo de la novela.


Publicidad

A través de sus ojos, en El Cancerbero, que así se llama el bar que regenta su madre, conocemos a Loly y a su hijo Iván, un jovenzuelo simpático y alocado que le tira los tejos y que trabajan con ellas y les ayudan a diario a sacar el negocio adelante.

A Matías, su amigo, policía  con el que mantiene un rollito esporádico, pero que le va a dar una sorpresa ya que su estilo de vida va a cambiar mucho a lo largo del libro.

A Benito, al que seguro que le vais a coger manía, pero tendréis que averiguar por qué.

Os enterneceréis con su vecino Fermín. Una persona mayor que come cada día en El Cancerbero y siempre está ahí cuando Candela lo necesita.

A Roberto, su primer novio, del que se ríe al mismo tiempo que se ríe de si misma. Y  del que dice:  “«Lo que más me llamaba la atención de mi primer novio era la enorme seguridad que tenía en sí mismo, sin que existiera objetivamente ningún motivo para tal cosa».

Me encantó el capítulo dedicado a Veruska, la vidente y, el rollito con Tomás Cifuentes porque si algo es Candela, es una chica desinhibida.

Y Joaquín Garrido, una especie de ligón de discoteca, con camisa de rayitas rosas y blancas, y con las iniciales Jg bordadas en el bolsillo, con reloj y cadenita de oro. Que la lleva a la opera y le hace sentirse, salvando las distancias como julia Roberts en pretty woman, aunque en lugar de llorar, tiene que salir porque le da un ataque de risa  que no puede contener.

Si quieres escuchar el espacio «Praxis, libros en la onda», donde Isabel Gavela, habla de este libro, haz click en el siguiente enlace:

Juan del Val dice de su novela: «No concibo la vida sin sentido del humor. Reírse es lo más saludable del mundo y más si es reírse de uno mismo. La vida está plagada de cosas buenas y de cosas malas, como le suceden a Candela en la novela, y su manera de evolucionar es riendo«

También te puede interesar