Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra

7 abril, 2019
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Ubaldino León, toda una vida dedicada a la pizarra
Publicidad

Jefe de Producción del Grupo Cafersa, se jubila después de 53 años de trabajo incansable en este sector minero

Se llama Ubaldino León. Su vida es espejo de toda una vida dedicada a la pizarra, nada menos que 53 años de trabajo en uno de los sectores más relevantes y que da identidad a la comarca de Valdeorras. Es encargado de Producción del Grupo Cafersa y, ahora, se jubila.

Ubaldino León es de San Pedro de Trones, localidad vecina del municipio de León donde emergieron las primeras explotaciones de pizarra a nivel empresarial. Tiene seis hermanos y es el mayor de ellos. Siendo muy joven se embarcó en la actividad minera. Empezó como «pinche» en una explotación pizarrera de su pueblo, en tiempos en que las condiciones de trabajo eran muy duras, soportando frío y calor, temperaturas extremas al aire libre.

Después, tras una breve estancia en una empresa de Casaio, se casa en Carballeda y comienza a trabajar en Cafersa, su hogar laboral para el resto de su vida, vida que discurre paralela a la evolución registrada por el citado grupo empresarial.

Cafersa era al principio una pequeña explotación a orillas del río Casaio, «Carmiña», que con los años daría lugar al gran grupo pizarrero Cafersa y sus cinco factorías de elaboración (Castrillón, As Barreiras, A Mallada, Europeas y Castrelos), «alimentadas» con piedra procedente de una mina subterránea y de tres canteras a cielo abierto.

En Cafersa conoció a Jesús Fernández, gerente que descubrió a Ubaldino León como una persona competente,ambiciosa desde el punto de vista laboral, competitiva y con una visión innovadora del sector de la pizarra.

De hecho, Ubaldino León ha sido artífice de muchas ideas para optimizar el aprovechamiento de la pizarra, ampliar la producción y mecanizarla con la incorporación de maquinaria específica de avanzada tecnología en los distintos procesos de elaboración —corte, serrado etc,—.

Además, ha sido uno de los trabajadores que han destacado por su preocupación y responsabilidad en materia de seguridad laboral y bienestar de sus empleados. De hecho, Cafersa ha sido una de las empresas pioneras en separar las naves de serrado y elaboración, implantando sistemas de calefacción y aire acondicionado en sus naves.

Otra de las «obsesiones» de Ubaldino León fue luchar para minimizar el polvo de sílice en las naves de pizarra, con su implicación en el desarrollo de sistemas de extracción de polvo generales, instalados además en cada puesto de trabajo, así como su insistencia en el uso de mascarillas de protección individual por parte del personal.

Ubaldino León también ha sido una persona muy comprometida con el medio ambiente, en el apartado para la reutilización y reciclaje con el fin de contribuir a minimizar en lo posible el impacto de la extracción de pizarra sobre arroyos y cauces cercanos a las explotaciones.

Sus compañeros de trabajo destacan a Ubaldino León como un hombre exigente, con plena dedicación —día y noche si hiciese falta— a la empresa y sus empleados; el gusto por su tarea y la inquietud permanente por la evolución de los procesos productivos para que Cafersa siguiese siendo líder en el sector.

Ahora, después de 53 años de trabajo incansable, se jubila. Lo hace con pena, pues le habría gustado seguir aportando al desarrollo de la empresa que lo vio crecer, Cafersa.

También te puede interesar