Tratan de encontrar wolfram en las escombreras de Valborraz

15 septiembre, 2020
Tratan de encontrar wolfram en las escombreras de Valborraz

Una empresa leonesa ha solicitado permiso para analizar los posibles restos de wolfram en la cantera de Casaio

Valdeorras es una comarca llena de leyendas alimentadas por la tradición, el paisaje y las aguas que recorren la comarca. A veces la tradición física y real se une a las historias de tradición oral como ha ocurrido con algo tan tangible como el mineral de la comarca; el wolframio.

Durante años, las minas de Valborraz en la zona de Casaio (concello de Carballeda de Valdeorras) fueron explotadas por diferentes propietarios, muchos de ellos extranjeros. Tuvieron gran importancia en la posguerra española, cuando daban trabajo e ingresos (a veces a través del mercado negro) a los habitantes de tan deprimida zona.

Ahora, las minas permanecen abandonadas desde hace más de 40 años sin que se conozca exactamente quién es su propietario. Pero una empresa leonesa, Inproobras S.L. se ha fijado en las escombreras que todavía jalonan la zona y han decidido conocer qué se esconde en las montañas de restos desechados.

Publicidad

«Creemos en estos residuos mineros todavía queda mineral», ha afirmado Antonio Martínez, técnico geólogo de la citada empresa. «Estas escombreras están ubicadas sobre el cauce del río y están contaminando la zona, sobre todo con arsénico», detalla.

Por estas razones, la empresa ha solicitado a la Subdirección General de Minas, tal y como se ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia, poder iniciar un proceso de investigación de si las escombreras tienen recursos suficientes para ser recicladas, recuperar el mineral que todavía pueden tener y acondicionar la zona. «Es un proceso largo, hemos comenzado por la consulta para saber si tienen mineral y en caso de que fuera así se tendrían que recalificar. Si después de los estudios es viable proponemos un proyecto de explotación y otro de restauración final en el que tienen que opinar todos los organismos. De momento solo hemos hecho esta consulta para saber si nos dejan investigar que la escombrera tiene mineral suficiente y que sea viable económicamente», ha explicado Martínez.

La razón de porqué la empresa quiere investigar estos deshechos son los cambios en los métodos de extracción «Las técnicas de hoy día de recuperación de wolframio no son las mismas que hace 40 años, por lo que en las escombreras queda mineral que hoy día se puede recuperar», explica el técnico quien se muestra optimista con el futuro de la zona. «Es una manera de poner en valor la zona y aprovechar restos. Recuperar galerías y edificios abandonados podría ser una realidad si el proyecto es viable», ha concluido.

También te puede interesar