Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes

5 noviembre, 2020
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Sorpresa entre hosteleros y clientes ante la retirada de la limitación de no convivientes
Publicidad

Eran muchos los que desconocían las novedades con respecto a estas limitaciones

A primera hora de la mañana de este jueves, 5 de noviembre, las terrazas de O Barco seguían prácticamente vacías. Como mucho, podíamos observar algún rezagado tomando en soledad un café. Dentro de los bares, misma situación. Otros, lo compartían con los de la mesa de al lado, pero siempre manteniendo distancias. Lo que no sabía ninguno, ni clientes, ni hosteleros, es que las reuniones entre no convivientes ya están permitidas entre un máximo de 6 personas.

«Está todo en al aire», nos confesaba un cliente del Bar Lisboa. Este se encontraba tomando un café junto a otro compañero pero, eso sí, cada uno en su mesa. Además, aseguraba que el problema no estaba en la calle sino «en lo que no se ve. Las fiestas privadas y esas cosas».


Publicidad

Para los hosteleros, que también recibían con sorpresa esta noticia, esto es señal de que «estamos haciendo las cosas bien», aseguraba Ricardo Cela, gerente del Bar Lisboa. Eso sí, durante la mañana no se habían detectado grandes cambios y el aforo de las mesas era «similar al de otros días».

Misma situación que en otros locales como el Dulce y Salado o el Fernando III. A todos les pillaba la medida por sorpresa. «Me acabo de enterar y es fantástico. Habrá que disfrutarlo, pero también nos dan la mano y tomamos el brazo», explica José Luis Casas.


Publicidad

Eso sí, el miedo y la precaución sigue presente en muchos clientes. «Ves un desconocido y piensas: ¿Qué pasará? A veces tomar café no es como antes», aseguraba uno de los clientes del Restaurante Fernando III. Allí su gerente se alegraba de esta medida ya que, sobre todo en el servicio de restauración, el descenso se ha hecho notar. «Estamos a un 10 o 15% de ventas».

Esta medida estaba presente en el concello desde el pasado 6 de octubre. La clara mejoría en la curva del Covid-19 del municipio ha provocado que se sitúe desde el sábado en nivel de alerta 0. Esto se debe a que apenas se están localizando nuevos contagios y los positivos están recibiendo el alta. En estos momentos continúan 23 casos activos —a falta de la actualización de la jornada—, una cifra muy diferente a la registrada hace dos semanas cuando se rozaban los 90. Es por ello que el Comité Clínico, que ha implantado estrictas medidas en 60 concellos de la Comunidad Autónoma, ha decidido suavizar las normas en zonas como O Barco.

Si desea escuchar todas las declaraciones de clientes y hosteleros, pinche en el siguiente enlace:

También te puede interesar