«El primer día que salí comprobé que casi no sirvió lo que hice en dos meses»

1 junio, 2020
«El primer día que salí comprobé que casi no sirvió lo que hice en dos meses»

Jesús Rodríguez León ha regresado a los entrenamientos tras 2 meses sin poder entrenar debido a la pandemia del COVID-19

Jesús Rodríguez León ha regresado a las aguas para volver a entrenar, lo hizo tras 2 meses de confinamiento donde se ha mantenido en forma en parte gracias a un ergómetro, que es un simulador de piragua.

Pese a eso el palista del Fluvial Barco reconoce que entrenar en casa no tiene nada que ver con hacerlo en el río. «Empezamos poquito a poco, como igual hasta mediados de agosto no hay ninguna competición estamos haciendo una pretemporada por si hubiera alguna prueba. Durante la cuarentena intentamos hacer todos los días algo, compré un ergómetro y parecía que iba bien la cosa, pero el primer día que salí al agua vi que creo que no valió nada lo que hice en los 2 meses anteriores. No tiene nada que ver».

Rodríguez León afirma que se encontró un Río Sil un poco diferente al de antes de la pandemia, sobretodo con aguas mucho más limpias. «Este año, a parte que la riada de principios de año modificó el curso del río bastante y a mejor, respecto a la limpieza creo que hacía muchos años que no veía el agua tan cristalina. Ahora hay sitios donde cubre metro y medio se ve el fondo».

Un total de tres son los tramos que utilizan los palistas de la entidad para entrenar en estos momentos, uno en la parte de abajo del Malecón, por la zona las piscinas, otra es un poco más arriba, en torno a la Playa Fluvial, pero principalmente entrenan en Las Cortes, ya que en función del día pueden subir río arriba hasta Sobradelo, regresar y completar un entrenamiento de 75 minutos.

Publicidad

A mediados de abril, este medio ya se puso en contacto con Jesús Rodríguez, donde destacaba que tras la vuelta de los entrenamientos en un mes podría estar de nuevo en forma, aunque ahora mismo y tras la vuelta a la práctica deportiva ha confirmado que han cambiado los objetivos. «Creo que ese mes va a ser un mes más, hay mucha diferencia. Tampoco nos pusimos en serio, salimos 2-3 veces por semana y eso tampoco te da para coger las sensaciones de antes. Antes eran 6 días semanales y 3 o 4 horas. En el momento que digan que hay competición, ahí comienzas a preparar todo».

Una de las miras de los palistas está en el Campeonato de España de Aguas Bravas, que será en formato contrarreloj y por lo tanto sin contacto. «Igual se puede organizar, depende de como vaya la situación estas semanas, si esto se mantiene así, mejorando, no habrá problema. Si volvemos atrás se acabó. Esto no será igual, saldrán cada minuto y no tendrías contacto con nadie» destacó un deportista que no recordaba un año así, sin competiciones. Rodríguez venía participando en cerca de 40 pruebas al año entre carreras de montaña y piragüismo.

Para realizar los entrenamientos los palistas tienen las embarcaciones en sus hogares, además no suelen coincidir en el río. De cara al futuro más inmediato la Federación Galega de Piragüismo les ha proporcionado un kit con diferentes elementos de desinfección y de protección personal para los miembros de la entidad.

Este verano seguramente no habrá los cursos de iniciación que habitualmente se imparten durante la época estival a orillas del Sil, aunque los alumnos de otros años que ya tienen las nociones básicas si podrán perfeccionar su técnica. Desde el Fluvial buscarán trabajar con la cantera para que los deportistas continúen enganchados al piragüismo.

También te puede interesar