Opinión. Calores de agosto

3 agosto, 2018 ACTUALIDAD , AUDIO
Opinión. Calores de agosto

Pues ya está aquí, finalmente. No todos teníamos tantas ganas de recibirle, pero estamos en agosto y es lo que toca. El calor ya está aquí, a 3 de agosto se lo contamos, y parece que ahora sí, ha llegado para quedarse, al menos durante un tiempo. Y de llegar, lo ha hecho en forma de ola de calor, la primera de este verano, y con una cifra histórica, 30 concellos han estado en el día de hoy en alerta roja en Galicia, con temperaturas que en las provincias de Pontevedra y Ourense superan los cuarentaitantos.

Pero casi lo peor lo encontramos no en las máximas sino en las mínimas. La comunidad gallega ha registrado su primera noche tropical, la pasada, con temperaturas mínimas que se han movido entre los 19 y los 22 grados. Esto es lo oficial, pero sabemos de buena tinta que en la práctica, en ciertos lugares de la comarca, la temperatura llegó incluso a los 30 grados. Y aún nos queda mucho calor por delante al que enfrentarnos como buenamente podamos.

Muchos estaban deseando que el calor llegase, ya era hora de poder tirarse al agua sin tener que salir corriendo acto seguido en busca de una toalla que proporcionase algo de calor. Desde luego los que no están nada contentos son el Mildiu, el Black Rot y el Oidio, los hongos que han proliferado y tanto en las viñas valdeorresas, y que dicho sea de paso, tantos euros de más han hecho gastarse en sulfatos varios a los viticultores de la zona durante un comienzo demasiado húmedo y bajo en temperaturas como hemos tenido.

A pesar de los esfuerzos por mantener las enfermedades de la vid a raya, sabemos que hay pérdidas que afectarán a la recogida de la uva de este año y que los que se dedican al campo tendrán que evaluar. De momento esperemos que el calor dure, aunque puestos a elegir, preferimos que nos deje dormir.

Tras una noche de altas temperaturas y una predicción que augura registros record en todos los rincones de nuestra comunidad, a los valdeorreses nos ha hecho reflexionar… Seguro que más de uno ha salido corriendo a comprobar qué tipo de helicóptero era el que sobrevolaba ayer el cielo de O Barco. No era de incendios, ya les informamos. La sombra del peligro de incendios ya se cierne en nuestros pensamientos porque no queremos volver a ver cómo nuestro territorio se quema.

Ha llegado el momento de poner a prueba nuestra capacidad de reacción, pero también nuestra responsabilidad, la de cada uno ante nuestros montes. Si hemos hecho los deberes, si los desbroces se han llevado a cabo, si hemos cuidado nuestro territorio y lo hemos preparado como es debido, podremos estar tranquilos. Sólo tendremos que tener cuidado cuando visitemos la montaña, para que mañana podamos de nuevo volver a ella.

El calor ya está aquí, afrontémoslo con el respeto que se merece y busquemos la mejor fórmula de adaptarnos a él, cuando apriete demasiado.

Raquel Cruz

También te puede interesar