Opinión. Abandono impune

19 julio, 2018 ACTUALIDAD , AUDIO
Opinión. Abandono impune

Pues han terminado en la perrera. Y encima tenemos que decir, que menos mal. Pensamos que se habían perdido, y aún queda una ligera esperanza de que así fuese, pero todo apunta a que les han abandonado, y lo más triste es que esta historia es la misma de cada verano. ¿Qué lleva a una persona a dejar a dos perrines pequechos en una cuneta de una carretera entre A Rúa y Trives?

Facebook nos enseñaba la historia en imágenes; los pelos se ponen de punta cuando les ves, mirando a un lado y a otro sin saber qué hacer. Porque no son perros de la calle, no han nacido en libertad, son animales de compañía humana, hasta que el humano ha decidido que no quiere acompañarse más. ¿De verdad que hay gente sin alma que puede abandonarlos a su suerte y dormir tranquila? No sé ustedes pero servidora no acaba de entenderlo…

No acabo de entender cómo recorres una distancia premeditadamente, con los animales en el coche, y eres capaz de parar la marcha, bajarte y dejar que salgan, para irte sin más. No sé cómo eres capaz de conducir en dirección contraria al lugar desde donde aún continúan mirándote, esperando que des marcha atrás. Se han quedado solos, sabes que pueden intentar cruzar la carretera, para ellos es un medio hostil que no conocen, ¿cómo hay alguien capaz de hacer esto con un ser vivo que solo devuelve cariño?

Si no podías encargarte más de ellos, hay mil formas de buscarles un nuevo hogar. ¿Te ibas de vacaciones y no había tiempo? Habla con una protectora, ellos pueden ayudarte. O pon un anuncio en Facebook y verás. No habrás terminado de subir la foto y habrá cola para ofrecerles una nueva casa donde vivir. Pero no les abandones.

Porque creemos en la bondad todavía esperamos que se hayan perdido y su dueño vuelva a recuperarlos. Están en la perrera de A Rúa, por si así fuera, por si el responsable de esto no utilizase las rede sociales, por si les ha buscado y no sabe dónde pueden estar. Quizás sea escuchante de radio y le estemos informando de que sus mascotas le necesitan, porque canes tan pequeños no suelen sobrevivir mucho tiempo en un lugar tan duro como una perrera.

Acabarás de renunciar al privilegio de ser el más querido cuando tras la jornada vuelvas a casa y ya no haya quien salte de alegría por tu llegada.

Raquel Cruz

Imagen de portada: Facebook

También te puede interesar