O Castro acogió la última prueba de orientación de la temporada

6 noviembre, 2016
O Castro acogió la última prueba de orientación de la temporada
O Castro acogió la última prueba de orientación de la temporada
Publicidad

El sábado 5 de noviembre se celebró la última prueba de la Liga Valdeorresa de Orientación 2016 en A Vila do Castro, O Barco de Valdeorras. Dos circuitos, uno para experimentados de 3 Kilómetros y otro para niños de 1,5. Estas distancias son relativas ya que dependiendo de los errores que se cometan al hacer el recorrido este puede alargar la distancia.

Dentro de las pruebas de orientación existen distintas actividades o categorías y según estas la afluencia de participantes es mayor o menor. La liga Gallega, que es deporte federado reúne en torno a 200 o 300 personas en cada competición. La Copa Diputación, que se celebra en toda la provincia, en localidades como Allariz, Cenlle, O Barco o  la propia capital, reúne en torno a 70  y las ligas de fomento de deporte, como esta, reúnen en torno a las 30 personas como fue en Éntoma, en esta sólo fueron 12.  Pablo Aller miembro del Club Peña Trevinca y organizador de la prueba nos comentó que lo que realmente frena la asistencia de participantes es por la creencia de que salir al monte entraña gran riesgo, “a la gente lo que le cuesta mucho es vencer el salir al monte, si fuese en el Malecón del Barco habría muchas más participación ya que los papás no tendrían tantos miedos. A que los niños se pierdan, que les pase algo”. Siguió diciéndonos Aller, en torno a la orientación, “es como una búsqueda del tesoro, es un gran juego en el que los chavales lo pasan muy bien”.

Para preparar estos circuitos Pablo Aller ha hecho un curso de trazador y sobre todo nos cuenta que se necesita experiencia. “Hay que ver los niveles de dificultad y los riesgos y tratar de librarlos. Se hace primero el trazado en el ordenador pero, luego hay que venir al monte y comprobar in sito si todo está correcto. Los mapas son cartografiados por un cartógrafo especial para tratar de entender lo que nos muestra; donde hay un viñedo, donde una piedra, donde se puede pasar y donde no, si hay algún precipicio. En el ordenador uno no tiene la sensibilidad si hay un peligro”.

En estas competiciones no se suele perder la gente, aunque si llegar más tarde del cierre de la prueba. Cuando esto es así, se activa el protocolo con Protección Civil.  Finales de enero probablemente sea la fecha en la que la orientación vuelva iniciar una nueva temporada.

También te puede interesar