Mercedes Urbiola: «Con la educación Montessori el niño es el autor de su propio aprendizaje»

26 enero, 2019 ACTUALIDAD , AUDIO , O BARCO
Mercedes Urbiola: «Con la educación Montessori el niño es el autor de su propio aprendizaje»

La Asociación de Nai a Nai acerca nociones de la educación Montessori a familias y profesores de O Barco con el fin de que dispongan de una herramienta más en la tarea educativa. Se trata de un método mediante el que niñas y niños aprenden de forma libre, por ellos mismos y que gira en torno al desarrollo de su independencia, capacidades y potencialidades. Este sistema emplea material específico, no hay profesor sino guía y, además, fomenta valores.

 

Risas y juegos hacen más fácil el aprendizaje

Risas y juegos hacen más fácil el aprendizaje

La pedagoga mexicana Mercedes Urbiola, que reside en Galicia desde 2003, es la profesional que ha impartido el taller en O Barco, en esta ocasión centrado en el área del lenguaje para niñas y niños de 0 a 12 años. Habla con pasión de la educación Montessori, que define como una filosofía, una experiencia que hay que vivir. «Para un niño, el lenguaje es la construcción de sí mismo, a través del cual se identifica con el mundo, sabe que es partícipe del mundo y, por tanto, lo ama», explica.

 

Mercedes Urbiola y Lorena Prada en la sede De Nai a Nai

Mercedes Urbiola y Lorena Prada en la sede De Nai a Nai

La educación Montessori se lleva a cabo en un ambiente especial. «El niño es el autor de su propio aprendizaje», apunta Urbiola. No se le enseña a leer ni a escribir, sino que a través de un material específico aprende solo. Por tanto, es un nuevo paradigma de la educación que rompe moldes y con la educación convencional.

En el campo del lenguaje, con el método Montessori los niños y niñas aprenden a hablar, a escribir y, a su vez, tienen conocimiento del análisis gramatical como sustantivos, verbos y preposiciones. Aprenden con entusiasmo y así aman escribir, investigar, la poesía, la literatura pues ven que es una parte de la expresión humana.

Pero la clave para aplicar este método está, a su vez, en transformar la mentalidad de los adultos. «El educador tiene que cambiar la mirada hacia el niño, verlo de otra forma para respetar su proceso de desarrollo, creer en él y tratarlo con el respeto que se merece. Hay trabajar muchísimo la parte personal para poder dar lo mejor a los niños», expresa Urbiola.

 

Grupo de madres poniendo en práctica el método Montessori en O Barco

Grupo de madres poniendo en práctica el método Montessori en O Barco

La educación convencional dicta qué aprender, en qué tiempo, en qué momento, espacio y cómo, «arrebatando las posibilidades de que el niño lo descubra», indica. Con Montessori hay otras alternativas que giran en torno a las capacidades del niño. Su motor interno mueve su propio desarrollo. «El adulto debe dar al niño su poder personal para que encuentre el aprendizaje y poner los medios para que lo halle. El niño siempre va a ir más lejos de lo que el adulto le propone», valora la pedagoga.

Urbiola considera que el método Montessori contribuye a formar seres humanos, adultos comprometidos, cooperativos, buscadores de la paz, que saben solucionar problemas, con fuerza personal, no competitivos, que aprenden a resolver por sí mismos; un método donde el adulto los acompaña, pero no les hace las cosas. «Si yo pongo todo y le quito su voluntad, el niño ya no quiere».

Para escuchar la la entrevista completa a Mercedes Urbiola , haga click en el siguiente enlace:

Texto: Susana Prieto

Fotos: Alex Lorenzo

También te puede interesar