La residencia de O Bolo, libre de coronavirus

2 mayo, 2020
La residencia de O Bolo, libre de coronavirus

Los 47 residentes y 18 trabajadoras han dado negativo en la prueba de coronavirus, por lo que han suavizado el aislamiento

El coronavirus tampoco ha logrado traspasar las paredes de la Residencia de ancianos de O Bolo —Fundación San Rosendo—. Tras practicar las pruebas de Covid-19 a sus 47 residentes y 18 trabajadoras, todos han dando negativo. Una buena noticia que ha permitido relajar las medidas de seguridad.

Desde que comenzó la pandamia, este centro adoptó las medidas marcadas por el protocolo. Los residentes fueron aislados en sus habitaciones y se prohibieron las visitas de los familiares. En este caso, los trabajadores no se confinaron en el centro, pero extremaron las precauciones. «Lavamos los uniformes aquí y vamos de la residencia a casa, y de casa a la residencia. Además, es como si fuéramos positivos, porque no tenemos apenas contacto con las familias», explica Ana María López, la directora.

Además, los paseos se hacían de forma individual y siempre se encargaba el mismo profesional de levantar, acostar y atender a cada residente con le objetivo de minimizar riesgo de contagio.


Publicidad

Ahora, tras las buenas noticias, los pacientes han pasado del aislamiento por habitación, al aislamiento por planta. «Tenemos mucho residente psiquiátrico y ya no aguantaban más». La residencia se ha divido en 3 zonas en las que se reparte los usuarios con menos riesgo; los más asistidos y los intermedios. «Siempre se respetan las distancias de seguridad. Yo, si volviera a ocurrir, lo haría por plantas, como estamos ahora».

Semanas de mucho trabajo

Han sido días de mucho estrés tanto para trabajadores como para usuarios. «Ellos se alegraron mucho cuando nos dijeron que era negativo, fue una fiesta, porque tienen miedo». Ahora, la preocupación está en la vuelta a la realidad, donde podrían llegar los contagios. «Cuando comiencen las visitas y ellos vuelvan a salir… hay gente que es consciente y otros no tanto». Es por ello que la primera solución que se platean es que se puedan ver a través de la ventana. «Es una planta baja, de momento es la única posibilidad».

José Luis Foxo con usuarias de la residencia durante el festival de la pasada Navidad

También te puede interesar