La noche del Silencio, en el confinamiento

9 abril, 2020
La noche del Silencio, en el confinamiento
Publicidad

Ni el Nazareno recorrerá las calles de O Barco ni la procesión del Huerto las de O Bolo en esta noche de Silencio de Jueves Santo

El Jueves Santo siempre es una noche de Silencio, dedicada a ese momento del prendimiento de Jesús en el que todos los colores se vuelven morados, por el Nazareno. El Nazareno de O Barco.

En algún lugar leí estos días que el silencio que se escucha, o se debiera escuchar en las calles, recuerda a aquellas semanas santas antiguas de posguerra en el que las autoridades imponían el toque de silencio obligatorio. La vida se detenía y cualquier ruido estaba bajo sospecha mientras los municipales vigilaban las calles.


Publicidad

Ahora también nuestra vida se ha detenido y seguro que esta noche no habrá sonidos. Como saben si han leído nuestro anterior recuerdo de la Semana Santa barquense, fue en 2016 cuando cambie la tradición de la Semana Santa de Astorga por la de O Barco. Yo acostumbrada a Caballeros vestidos de morado y blanco que portan un Ecce Homo de la tierra de mi madre y un Nazareno vestido de morado portando una Cruz.

Misma imagen que encontré en O Barco, aunque está ultima con la historia del tronco que bajaba por el río Sil. Una imagen venerada en la villa y a la que se dedican las fiestas.

Hoy no saldrá el Nazareno por sus calles, no tendrá lugar en la iglesia de Santa Rita, la Misa Solemne en la Cena del Señor ni el Lavatorio de Pies ni tampoco la Hora Santa. Aunque, aquellos que lo deseen pueden celebrarla en el interior de su hogar, tal y como recomienda el Obispado.

También en O Bolo hoy sus habitantes recuerdan la procesión del Huerto, esa que celebran por las calles de la localidad en la noche de Jueves Santo.

El Nazareno recorre las calles de O Barco en la procesión del Silencio

Este silencio de hoy nos toca vivirlo en el recuerdo. Para algunos el silencio espiritual, para otros el silencio de su casa con el rumor de los niños que siempre está presente para otros con el recuerdo de las campanas de las iglesias no dejaban de llamar durante todo el día a las celebraciones que se realizaban en los templos.

También te puede interesar