Joyas de papel en la biblioteca de A Rúa

13 noviembre, 2016
Joyas de papel en la biblioteca de A Rúa
Joyas de papel en la biblioteca de A Rúa
Joyas de papel en la biblioteca de A Rúa
Publicidad

La biblioteca de A Rúa, ese lugar que desde 1972 recoge parte de la cultura de esta localidad valdeorresa y que ha pasado ya por diferentes ubicaciones y ha visto a generaciones de rueses pasar por sus mesas, preparar allí sus exámenes, a los que han prestado libros y que guarda, celosamente, la cultura escrita.

Gema Fernández es la persona que se encuentra al frente de este servicio que comenzó ubicándose en el Colegio Manuel Respino, después en los bajos del concello y, cuando se hizo la Casa de Cultura ocupo una parte del mismo en dos plantas para después pasar a su actual ubicación. “ocupamos más de 200 metros cuadrados en la actualidad”, señaló Fernández quien añade que su actual ubicación llegó en el año 1996.

Actualmente la biblioteca cuenta con 13.479 libros. “Este es el último que se registró, que fue “Somos amigos” un libro infantil, pero algunos que se estropean los eliminamos”, detalló.

La biblioteca de A Rúa es de carácter pública municipal e inscrita en la Red de Bibliotecas de Galicia. Actualmente cuenta con 3.073 usuarios. “Últimamente tenemos bastantes altas de niños que vienen a la escuela de inglés”, señaló.  Hacerse socio es tan sencillo como acudir a su sede rellenar un formulario y el usuario puede coger dos libros “aunque no es muy estricto, por ejemplo en verano dejamos alguno más”, destacó.

Además de libros la biblioteca también cuenta con películas “muy pocas” y periódicos, además de una pequeña hemeroteca. Fernández recoge El Faro de Vigo, La Región, y La Voz de Galicia, estos últimos se guardan durante cinco años. “Después de ese tiempo, guardo solo las noticias de la comarca”. Una pequeña joya de la historia de Valdeorras vista desde los medios de comunicación. “Es la Xunta quien nos da ayudas para los libros. El concello no puede adquirir muchos libros. En la última ayuda nos dieron 1.400 euros y pude comprar 101 libros”, señaló la bibliotecaria quien se encuentra catalogando estas obras, de todo los tipos.

Respecto a los diferentes libros se encuentra el rincón infantil, obras en gallego, novela, poesía, teatro y novedades. Además, los usuarios también tienen la posibilidad de acceder a libros electrónicos. Simplemente, con la tarjeta de la biblioteca pueden acceder a Galicia Le, “aunque poca gente se ha interesado”, destacó Fernández.

Pero la biblioteca de A Rúa guarda verdaderas joyas que salieron a la luz en la última exposición que realizaron con motivo del Día de la Biblioteca. Entre ellos los más pequeños como un Diccionario o los libros acordeón, dedicados sobre todo al público infantil. Los pequeños pueden descubrir en los fondos de A Rúa libros curiosos como algunos con sonido, “los libros de cocina infantil tienen muchos seguidores”, señaló Gema. (Tal vez tengamos un futuro chef entre los pequeños de A Rúa, quien sabe).

Incluso libros en chino (con traducción al gallego) también pueden consultar los usuarios. “Tiene una parte en la que te enseña cómo escribir las letras del abecedario chino”. Y es que en esta biblioteca, hasta la decoración es de libro como los pop ups que según se abren son pequeñas obras de arte que forman palacios, barcos o cualquier construcción que se puedan imaginar.

En contraste con los más pequeños también hay libros gigantes como una Biblia, La Divina Comedia  o El Quijote de la Mancha, con grabados de Dore, numerado y con letras capitulares decoradas, una verdadera obra de arte. La obra magna de Miguel Cervantes también se encuentra en versión facsímil. Entre los libros más raros, alguno que incluso tiene instrucciones de uso como un Atlas de Historia, desplegable y de nueve metros. “También tenemos libros sin letra”.

Así que ya saben de 10.30 a 13.00 de martes a sábado y de lunes a viernes de 16.30 a 20.30 horas pueden acudir a la biblioteca de A Rúa, donde también hay ordenadores para los usuarios, o wifi para quien vaya con su propio portátil, además de verdaderas joyas en papel a las que asomarse.

 

También te puede interesar