José Vega: «As Ermitas precisa algún local hostelero para los visitantes»

23 noviembre, 2019
José Vega: «As Ermitas precisa algún local hostelero para los visitantes»

Ejerce como guía del Santuario desde 2014 de forma desinteresada por devoción al templo y a su tierra

José Vega Martínez es el rostro del Santuario de A Nosa Señora de As Ermitas —O Bolo—. Desde 2014 ejerce como guía del emblemático templo de forma desinteresada, sólo por devoción al Santuario y a su tierra. Su objetivo es difundir y ayudar a promocionar este rincón histórico que, en este momento, goza de tal popularidad que ha alcanzado la cifra histórica de 20.000 visitantes en lo que va de año.


Publicidad

A los 5 años ya era monaguillo en este templo y estudió cuatro años en el Seminario Menor del Santuario cuando aún existía. Es oriundo de As Ermitas y su pasión son los libros de historia, principalmente relacionados con el Santuario. Porque aún cuando la historia ya está escrita, todavía hay pasajes oscuros de la misma que invitan a investigar.

José Vega sabe «de cabo a rabo» la historia de cada uno de los rincones del Santuario, que cuenta sin cesar a los miles de visitantes que pasan por As Ermitas. El mismo es testigo de que cada vez son más y procedentes de todo el Planeta. De hecho, acaba de llegar a los 20.000 en lo que va de 2019.

José Vega, en Semana Santa, fecha en la que las visitas guiadas son constantes

«Vive un momento histórico. El número de visitas no deja de crecer en los últimos tres años, cada vez hay mas», cuenta José Vega. Pone como ejemplo los días de Semana Santa y, sin ir más lejos, el pasado 1 de noviembre, fecha en la que el Santuario concentró a más de 300 visitantes en un día.

El también presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de las Ermitas señala que prácticamente todos y cada uno de los visitantes quedan anotados en un libro de visitas, que es el que permite contabilizar a los turistas. En este libro, aparecen anotaciones curiosas y piropos a este guía excepcional.



Considera que lo que le falta a As Ermitas para absorber tanto visitante es algún establecimiento hostelero para, principalmente, dar comidas y bebidas. En verano, por ejemplo, con el calor sofocante, él mismo se ve abocado a disponer garrafas de agua para repartir entre los visitantes. «Suben andando desde la zona del río hasta el templo y llegan sedientos. Siempre preguntan si hay bar», explica.

En este ámbito, dice que podría gestarse alguna iniciativa privada al respecto pero que todavía no tiene fecha, «tal vez a largo plazo».

José Vega en medio de los cientos de fieles en una procesión en As Ermitas

Viaja con frecuencia a Madrid, donde pasa temporadas, y no es la primera vez que realiza de guía del santuario por teléfono. Recientemente, relató la historia del templo desde la capital española a los pasajeros de un autobús a rebosar de turistas que iban hacia As Ermitas. El conductor abrió el micrófono en el autocar para que el pasaje pudiese escucharlo. E, incluso, le regalaron aplausos.

El Santuario de As Ermitas

Y es que José Vega siempre está disponible, aún cuando sea en la distancia. De hecho, facilita siempre su número de teléfono privado, aún cuando tenga otro para su labor de guía. «Me llaman para preguntar muchas cosas, entre ellas cuándo son los cultos». Y esto es fundamental, gracias a esto se organizan muchos viajes al Santuario.

Su recompensa por esta gran labor es «dar a conocer el primer Santuario mariano de Galicia». Vive con intensidad cada palabra de la historia del Santuario y la transmite con pasión, encandilando a los visitantes. Lo que más le emocionan son los comentarios sobre su persona.

«Dejan escrito en el libro de visitas que lo vivo, que lo hago muy bien y eso me llega el alma». Hasta le han escrito que es «un guía sabio, de 10». Y lo que más le llena es ver cómo «engancha» a los visitantes con cada una de las historias de cada elemento, cuadro, figura etc. del Santuario. «Tengo que contar anécdotas porque si no se aburrirían», detalla con satisfacción.

Cree que con su tarea también está ayudando, no sólo a proyectar el Santuario, sino a que las Administraciones se impliquen con el santuario. En este momento, el Santuario está pendiente de una pequeña reforma del pórtico del atrio, un soportal situado a la entrada del recinto, obras que están previstas para el próximo año.

Ni cobra, ni se cobra a los visitantes. Las visitas guiadas son también gratuitas. «Me hace muy feliz ser guía del Santuario», concluye.

Texto y fotografías: Susana Prieto

También te puede interesar