José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»

23 junio, 2020
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
José Luis Casas: «Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar»
Publicidad

En Dulce y Salado comienza la vuelta a la normalidad aunque como explica su gerente, José Luis Casas, adaptándose a los clientes

La llegada del coronavirus «fue un mazazo que nadie se había imaginado nunca». En Dulce y Salado, local que regentan José Luis Casas y Susana, la crisis sanitaria les pilló de imprevisto. «Sabíamos que tomarían medidas, pero no que se llegaría a ese parón tan brutal». Ellos no tuvieron que cerrar del todo y, al ser un negocio familiar, se repartieron las tareas.

José Luis fue quien se quedó al frente de Dulce y Salado y es que una parte de su local, la destinada a la venta de pan, si estaba autorizada para la apertura durante todo el estado de alarma. «Me limité a hacer lo que se podía, vender el pan que horneamos. Al principio podía dar cafés para llevar, luego ni eso. Ha sido duro. No había ningún tipo de movimiento».


Publicidad

Todo esto provocó que las ventas cayeran al 15%. «Tuvimos suerte de que nuestro casero no nos cobró durante dos meses el alquiler. Eso nos ha dado la vida». Y también que muchos de sus clientes seguían acercándose cada mañana a por su pan, que ellos mismo hornean y que un panadero les sirve. «Psicológicamente me ha ayudado. Yo de alguna manera me organicé, no abríamos a todas las horas».

Desde la llegada de la nueva normalidad parece que la cosa comienza a remontar, aunque poco a poco. «La primera semana fue alentadora, pero esta segunda está siendo complicada. Todavía hay gente que se asoma y pregunta si puede pasar».

Es por ello que las ventas en este momento han subido, pero solo al 50%. Además, en Dulce y Salado han decidido adaptarse y reinventarse. Ahora los clientes prefieren en muchas ocasiones coger el café, los granizados, la bollería y otro tipo de comida y llevárselo. «Tenemos las herramientas listas para poner en marcha. Estamos intentando ver de qué modo retomamos la calma de antes, que seguro que ha cambiado para siempre».

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

También te puede interesar