Fegamp y Consello de Contas abogan por la transparencia de la administración local

14 marzo, 2019 ACTUALIDAD , CONCELLOS
Fegamp y Consello de Contas abogan por la transparencia de la administración local

La creación de un libro-guía permitirá a los trabajadores públicos de los concellos saber los pasos a dar para la tramitación de contratos y así evitar irregularidades

La Fegamp y el Consello de Contas han firmado un protocolo de colaboración para la prevención de la corrupción en el ámbito de la administración local de Galicia. Su presidente, Alfredo García y el conselleiro mayor, José Antonio Redondo, se reunían en la jornada del 13 de marzo en Santiago, con el objetivo principal de allegar políticas de transparencia a los concellos, y crear un libro-guía que les permita saber exactamente qué pasos tienen que dar los trabajadores públicos para que cuando hagan cualquier tipo de contrato, los controles se sigan con rigor.

«Lo que se pretende es buscar unos criterios comunes, una forma de trabajar en concellos y administraciones, de manera que cualquier funcionario tenga una serie de puntos a cumplir para evitar irregularidades», explica el presidente de la Fegamp. Y aclara, que la medida no llega porque «estemos en un situación de gravedad al respecto», sino «para facilitar el trabajo» y «porque estamos en un momento en el que la sociedad exige transparencia». Es por ello que desde la Fegamp y el Consello de Contas se plantean «trabajar de forma preventiva, más que coercitiva o punitiva», aclara.

Quiso recordar García que «cuando se regula en Madrid o Bruselas, no se tiene en cuenta que más del 80% de los concellos tienen menos de 2.000 habitantes», por lo que dice, no hay medios ni recursos para realizar muchos de los trámites que se exigen.

«Para adquirir un paquete de bolígrafos hay que hacer un procedimiento, pero si lo hago, en el mejor de los casos voy a ahorrar 50 céntimos y el procedimiento me cuesta 100 euros», cuenta García. El problema, explica, está en no hacer diferencias entre concellos grandes y pequeños, lo que implica problemas de operatividad y daño al comercio local, para lo que apela al «sentidiño» a la hora de resolverlos.

También te puede interesar