El fervor marcó el paso del Vía Crucis de As Ermitas

19 abril, 2019 ACTUALIDAD , O BOLO
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas
El fervor marcó el paso del  Vía Crucis de As Ermitas

Fieles procedentes de toda la geografía española se desplazaron hasta el Santuario para participar de la celebración religiosa más singular

El Viernes Santo se vivió con intensidad, fervor y devoción en el Santuario de As Ermitas. Es el único día del año en el que su peculiar Vía Crucis se hace con carácter solemne, pasos, oraciones y paradas en cada una de sus 15 «estaciones» o capillas, que simbolizan las distintas escenas de la Pasión de Cristo.

Un año más, el entorno del Santuario se quedó pequeño para acoger a incontables fieles procedentes no sólo de Valdeorras sino de distintos rincones de la geografía gallega y española. «Es un Vía Crucis diferente, no hay otro igual», comentaba un devoto a la puerta del templo.

En la segunda «estación», en el entorno del Santuario de As Ermitas

El Vía Crucis de As Ermitas es uno de cuantos existen más peculiares. Su recorrido posee cierta similitud a la «vía Dolorosa» de Jerusalén, pues se celebra a través de calles estrechas, en cuesta y muy empinadas. «Recuerda al Vía Crucis real del siglo I», dijo uno de los sacerdotes que presidió el acto religioso.

Sacerdote que dirigió el Vía Crucis de As Ermitas

Los fieles recorrieron, aproximadamente, un kilómetro desde el santuario hasta el cementerio, siempre cuesta arriba. Se trata de un Vía Crucis duro, aunque suavizado por las paradas para orar en cada una de sus 15 estaciones. «La peor parte se la llevan los que portan a hombros las imágenes religiosas», comentaba una persona oriunda de As Ermitas.


Publicidad

Silencio, devoción, algunas lágrimas y mucha fe envolvieron uno de los actos con más sentimiento religioso. Tristeza y alegría se fundieron en este Vía Crucis que, cada vez más, goza de un reconocimiento incluso a nivel internacional.

Un momento del Vía Crucis

Aún cuando el día amaneció con amenaza de lluvia, brilló el sol, favoreciendo una participación masiva en la celebración.

Paraguas para protegerse de los rayos de sol que brillaron en As Ermitas

As Ermitas volvió a convertirse en la gran protagonista del Viernes Santo.

También te puede interesar