“Brian o chinés” es presentado, con una fiesta, en el Condesa Fenosa

5 abril, 2018
“Brian o chinés” es presentado, con una fiesta, en el Condesa Fenosa
Publicidad

“Brian, o chinés”, es una novela de premio. Y no solo porque alcanzó la primera edición del Premio de Novela Xosé Neira Vilas sino porque es una novela emocionante escrita por el profesor valdeorrés David Daniel Vázquez Álvarez. 

Esta es una novela sobre un mundo de emociones que sucede alrededor de un niño con síndrome de Down, desde sus primeros años en la escuela hasta su adolescencia. Durante este tiempo, Brian va sintiéndose parte de un grupo –formado por amigos, maestros, familia…– en el que se siente cómodo y con el que vive grandes experiencias. Pero este recorrido no siempre es fácil, a veces debe enfrentarse a situaciones problemáticas que van a cambiar el rumbo de sus días. “Es un relato que abre nuestros ojos y nuestros corazones”, tal y como han indicado en la presentación de la obra que ha tenido lugar esta tarde en el Colegio Condesa Fenosa de O Barco.

Una presentación en la que estuvieron presentes el editor de la Editorial Embora, Miguel Toval, Juan Andrés Fernández Castro, miembro del jurado, Luis Reimóndez, presidente de la Fundación Xosé Neira Vilas y Valentín García Gómez secretario xeral de Política Lingüística.

La obra se apoya en las ilustraciones de Andrés Meixide y es una obra rápida, amena, que habla de un tema especial. “Agradecimientos efusivos al autor”, ha destacado Remióndez. “La literaria y educativa son las grandes vocaciones de David Daniel y eso transciende la obra que es fruto de la observación de sus alumnos y de sus conversaciones con sus compañeros”, ha señalado Fernández Castro quien ha destacado que trasladar esta observación a las páginas de una novela es una tarea ardua merecedora de un galardón.

La presentación fue aprovechada por el autor de la obra para recordar a García Gómez la solicitud del Día das Letras Galegas para Florencio Delgado Gurriarán. El autor también se refirió al nacimiento de esta obra, cuando, hace unos años leyó un cuento de Manuel Rivas sobre un niño que tenía síndrome de Down. “Pensé que se podía escribir un cuento sobre un niño que tenía síndrome de Down y allí me pusé, acordándome de todos los niños que, tristemente, no supe tratar como debería haber hecho”, aseveró el autor.

Por su parte García Gómez reconoció que esta novela llamaba la atención por la sensibilidad y por la necesidad de sentirnos como Brian. “Es necesario que las personas con necesidades diversas tengan su hueco en el sistema educativo. Porque todos somos diversos”, ha destacado.

También te puede interesar