Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora

11 enero, 2020
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Agotadas las entradas de A Festa do Botelo en apenas una hora
Publicidad

El primero en llegar a la puerta del Teatro Lauro Olmo lo hacía poco antes de las cuatro de la mañana y el último número para conseguirlas se daba a las ocho y doce minutos

Este año tocó madrugar de nuevo para conseguir las entradas de la Festa do Botelo. El primero en llegar a la puerta del Teatro Lauro Olmo lo hacía poco antes de las 4:00 horas, a pesar de que las puertas no se abrían hasta las 7:00 horas y la venta no comenzaba hasta las 9:00. De nuevo fue Antonio el más madrugador, como en años anteriores.

Momento en el que se daba el número 148 para obtar a la compra de entradas

Los números para conseguir las ansiadas entradas comenzaron a repartirse a las siete de la mañana cuando José María Rodríguez abrió las puertas del teatro. Ya al calorcito del patio de butacas —la temperatura fuera llego a bajar de los -2º durante la espera— la proyección de la película elegida por José María para la ocasión, hizo más corta la espera.

Persona que adquirió la última entrada con número

El último tique que completó el número de entradas a la venta fue el 148, el penúltimo lo recogió Diego, un miembro de Os Parrandas y hasta se cubrieron dos reservas. Los números se agotaron a las ocho y doce minutos.


Publicidad

La totalidad de las entradas quedó en manos de sus solicitantes a las 10:04 Horas, es decir, a penas pasada una hora del comienzo de la venta. Fueron numerosas las personas que se quedaron sin entrada para poder asistir a la fiesta oficial en el pabellón de Calabagueiros, por falta de entradas. Se puede intentar conseguir degustar el Botelo en alguno de los siete restaurantes de O Barco que el fin de semana de la fiesta lo incluirán en el menú.

La última entrada, y es que sólo quedaba una la adquirió Miguel Basalo que se sentará en la mesa de Protección Civil. El alcalde de O Barco, Alfredo García —el que entregaba las entradas—; la concelleira de Cultura, Margarida Pizcueta; la de Jardines, Cristina Domínguez y el de Deporte, Aurentino Alonso estuvieron presentes en la antesala del Teatro Lauro Olmo donde se instaló la mesa donde se realizó la venta. José María Rodríguez, presidente del Groucho Marx y «Carreca» fueron otros de los que colaboraron


Publicidad

Anécdotas

Un año más fue Antonio el más madrugador y el que se llevó la entrada número uno para asistir a Festa do Botelo. Su «frío» le costó dadas las bajas temperaturas que a las cuatro de la madrugada marcaba el termómetro en la comarca.

La persona que hacía el número doce —recogió su tique antes de las seis de la madrugada— se fue hasta casa de su madre, cercana al TLO para estar al caliente y se quedó dormido cuando llegó pasadas las 9:30 horas ya se le había pasado el turno y tuvo que esperar al final. Por cierto comerá en la mesa de Blas.

El que se quedó dormido enseña a cámara sus entradas

Al acabar de repartir las 1150 entradas entre los 148 que cogieron número y otros dos reservas, quedaba un único boleto que se llevó Miguel Basalo —era el único que se hallaba en ese momento en el TLO que sólo necesitaba una entrada—.

También te puede interesar